· La risa es contagiosa, pero la ira es viral

Más allá de las habilidades técnicas y del conocimiento, el Community Manager necesita desarrollar sus habilidades emocionales y sociales y su creatividad.

Ser conscientes de las emociones, de cómo funcionan en nosotros mismos y en los demás es fundamental para comunicar y comunicarse de manera efectiva e influyente en este entorno dimensionado que es Social Media.

Como Community Managers, cuidado con las emociones que transmitimos y cuidado con las emociones que están transmitiendo nuestros clientes y los miembros de nuestra comunidad. Y como Community Managers, no menos importante ¿Cómo ver venir una crisis en social media a través del comportamiento de nuestra comunidad?, ¿Cómo conocer los deseos, los valores, las motivaciones de nuestros clientes, de la comunidad que gestionamos?

emoticonos

La risa es contagiosa.

“Si reímos el mundo entero se ríe con nosotros.” Sophie Scott, Unv. Londres (Journal of Neuroscience)

Científicamente está demostrado que ante estímulos visuales, como cuando observamos una cara sonriente, las neuronas espejo se activan y nos impulsan a sonreír. De igual manera reaccionamos ante estímulos auditivos, con vocalizaciones que reflejan emociones positivas, nuestros músculos faciales es accionan por dichos grupos de células nerviosas.

La risa es un fenómeno social.

El significado de estos estudios científicos no es otro que las emociones positivas promueven la cohesión social, disponemos de un cerebro social capaz de favorecer la interacción y la empatía, fundamentales para la vida en social, fundamentales para establecer relaciones sólidas y duraderas con su comunidad para el Community Manager, siendo esto un objetivo de marca.

Hasta aquí, no sólo está comprobado científicamente, sino que además suena extraordinariamente bien -mis músculos faciales, al escribir esta frase se están activando sonrientes-. Pero no van a dejar de hacerlo por lo siguiente:

Las emociones negativas son las más influyentes en redes sociales.

“La ira tiene una correlación sorprendentemente más alta que otras emociones.”  Rui Fan, Unv. Beihang (The physics arxiv blog)

Los estudios están basados en la red china analizando determinados sentimientos difundidos (alegría, tristeza, asco e ira) y la probabilidad de que el receptor también transmitiera el mismo sentimiento y así sucesivamente.

Los resultados han llevado a una mayor difusión entre los mensajes de alegría sobre los que reflejaban tristeza o asco, pero muy por encima de todos está la gran difusión de los mensajes de usuarios enfadados. Conclusión: La ira es más influyente que la alegría.

Entonces:

· ¿Cómo ver venir una crisis en social media a través del comportamiento emocional de nuestra comunidad?

Son diversos los factores que intervienen en el inicio, el desarrollo y la finalización de una conducta específica. Observar constantemente las conversaciones y el comportamiento de nuestra comunidad es fundamental. Observar para comprender y predecir. Como Community Managers debemos aprender a anticiparnos a los hechos, a que se va a desencadenar una conducta individual, y probablemente social –se va a viralizar-.

De un modo genérico, incluso simplista, la conducta humana la podemos predecir atendiendo a factores psicológicos y sociales. Los psicológicos de características afectivas (como los estados de ánimo y emocionales) y los psicológicos de características cognitivas (como las creencias y las expectativas). Los factores sociales (como las normas y las redes sociales) actúan facilitando o inhibiendo una determinada conducta.

Pues ‘manos a la obra’, vamos a darle la importancia que se merece y empezar a desarrollar y entrenar nuestra Inteligencia Emocional como Community Managers:

1 · Conocer y reconocer las emociones

2 · Conocer y gestionar nuestras propias emociones

3 · Reconocer y comprender las emociones de los demás

4 · Conocer, gestionar, reconocer y comprender cómo las emociones se reflejan en nuestras conversaciones en social media

5 · Desarrollar la inteligencia emocional de atribuir a otras personas ciertos estados emocionales y predecir su comportamiento como componente de conducta social.

· ¿Cómo conocer los deseos, los valores, las motivaciones de nuestros clientes, de la comunidad que gestionamos?

6 · Desarrollar la inteligencia emocional de empatizar, de reconocer y comprender las distintas naturalezas de los estados emocionales de los demás en base a sus creencias, sus expectativas…

Qué, ¿nos reinmos o nos enfadamos?

No es tan difícil, solo es cuestión de entrenamiento ¡¡¡

Seguimos charlando y profundizando, cuéntanos tus experiencias y tus preocupaciones profesionales.

Si te ha gustado y te resulta útil este artículo compártelo con las personas que realmente te importan.
Cristina M. Ruiz Pérez
Consultora en Social Media Management
Anuncios

· ¿Me quieres de querer?

El otro día leí una entrada, escrita  por @MReyesRamon para el blog de #desmarcateya. La entrada se titulaba ¿Tienes engagement?. Me gustó mucho por la forma tan peculiar que siempre tiene Reyes de contar las cosas. Expléndidas, llenas de energía, de color y de mucho calor. Hablaba el engagement como del enamoramiento en la pareja.

Otro día cualquiera, y por esas cosas que pasan por tu vida, o por la de algún amigo, estuve pensando y reflexionando sobre ‘el quererse’ en la pareja. Del ‘te quiero, pero…’ y también del ‘te quiero, a pesar de…’

De cómo todo es tan relativo, de cómo todo tiene la importancia que se le quiera dar y de cómo todo se percibe por el prisma por el que se quiera filtrar.

Si ‘quieres de querer’ ‘no hay peros que valgan’, los peros, si se quiere, todos son ‘a pesar de’ y por muchos ‘a pesar de’ que haya, los ‘a pesar de’ no son nada y nunca juntos podrán ser ‘un pero’, porque hay ‘un te quiero’. Y ‘el te quiero’, si ‘te quiero’ no tiene ni ‘a pesar de’, ni ‘pero’.

‘El querer’ en tu pareja y ‘el querer’ en tus proyectos profesionales, ‘el creer’ en tu pareja y ‘el creer’ en tus proyectos, apasionarse por ella y por ellos, emocionarse con ella y con ellos, luchar por ella y por ellos…y ‘si quieres, puedes’

Soy tu proyecto. ¿Me quieres, pero…? ¿Me quieres, a pesar de…? O sencillamente: ¡Me quieres!

Hazte con tres folios, sitúalos uno al lado de otro y numéralos y titúlalos

·1 ¿Me quieres, pero…?

·2 ¿Me quieres, a pesar de…?

·3 ¡Lo Quiero!

Haz una lista de esos ‘peros’ que se interponen en el camino para conseguir tus objetivos profesionales. No tengas miedo, siempre hay peros.

Haz una lista paralela y convierte esos ‘peros’ en ‘a pesar de’. Relativízalos, a pesar de esto o lo otro, lo voy a conseguir.

Haz la tercera lista paralela en la que conviertes esos ‘a pesar de’ en ‘Lo Quiero’. Escribe el camino o las fortalezas para conseguirlo.

Por último vamos a jugar a deshojar la margarita: Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…

ME QUIERE NO ME QUIERE

Y ahora dime: ¿Crees que es cuestión de azar o de querer querer?

Si te ha gustado y te resulta útil este artículo compártelo con las personas que realmente te importan.
Cristina M. Ruiz Pérez
Consultora en Social Media